Internet de las cosas: ¿qué es y cuáles son los retos de seguridad?

Post disponível em / disponible en / available in: Português Español English

Tempo de leitura: 5 minutos

Es magnífico pensar en la forma en que el Internet se disipa por el mundo. Aunque aproximadamente el 35% de los brasileños aún no tienen acceso a Internet (datos del IBGE), eso no impide que el recurso sea mejorado y utilizado de manera innovadora a través de otras aplicaciones – tanto a nivel nacional como internacional.

El Internet de las Cosas fomenta fuertemente este ecosistema de innovación y proporciona facilidades y beneficios al día a día. Pero ¿sabes que es esa tecnología y cuáles son los desafíos que presenta para adaptar la tecnología en un recurso seguro? Discutiremos sobre eso en las próximas líneas, basta seguir leyendo.

¿Qué es el Internet de las cosas?

También conocida como IoT (acrónimo de Internet of Things, en inglés), la tecnología aquí es la comunicación M2M – es decir, la conexión máquina a máquina a través de Internet. Esto quiere decir que diferentes objetos y recursos pueden conectarse, comunicándose entre ellos y el usuario, además de realizar actividades que no serían posibles sin internet.

Para ejemplificar este concepto, imagine una heladera con recursos adaptados y conectados directamente a internet. Cuando algún producto está a punto de terminar, los sensores emiten y reciben datos de Internet y, de esta forma, posibilitan que el mismo producto sea comprado y reabastecido en la heladera. Todo ello sin la interacción (y preocupación) humana.

De forma resumida, las cosas tendrían libertad y dependencia para realizar actividades cotidianas que faciliten el bienestar del usuario. Todo ello por estar conectadas a la web, lo que permite que desarrollen inteligencia propia para ejecutar y reproducir acciones que, hasta entonces, eran exclusivamente humanas.

¿Cómo surgió el IoT?

Fue el británico Kevin Ashton que acuñó el término «Internet of Things» y presentó la tecnología para el mercado. Todo comenzó en la década de los 90 (en el año 1999, para ser más exacto), cuando trabajaba en Procter y Gamble.

En una presentación para los directores y gestores de la empresa, Kevin sugirió innovar el etiquetado de los productos: él quería realizar el proceso electrónicamente a través de una tecnología llamada RFID (Radio Frequency Identification). Esto facilitaría la rutina corporativa y daría más eficiencia y agilidad en el procesamiento del modelo de negocio.

En la época – y lo que Ashton afirma hasta hoy -, su idea se basaba en la posibilidad de conexión entre dos redes distintas: la de Internet y la de las cosas, de los objetos y recursos físicos. A su manera, él quería que las cosastuvieran independencia para realizar ciertas tareas programadas sin la necesidad directa y exclusiva de la interacción humana.

Aunque esta ha sido una innovación presentada hace casi 20 años, sólo se popularizó a mediados de 2010 con el servicio de Google StreetView, que estaría creando fotos en 360 grados y almacenando datos de las redes wi-fi de los usuarios.

Hoy, sin embargo, esta tecnología se está ampliando y sorprendiendo cada vez más – innumerables empresas ya disponibilizaron sus productos sincronizados al IoT y muchas otras están invirtiendo en el recurso. Es un nuevo modelo de innovación.

¿Cuáles son los retos de seguridad?

Aunque el Internet de las Cosas presenta una serie de beneficios – y fue creada justamente para facilitar y beneficiar la vida del consumidor -, también puede propiciar una serie de incidentes de seguridad capaces de causar los más variados tipos de desastres.

Según las encuestas de Gartner, cerca de 8.400 millones de «cosas» están conectadas desde 2017. Televisores, consolas de juegos, electrodomésticos, sistemas de vigilancia electrónica, cerraduras, son sólo algunos ejemplos de dispositivos que pueden estar conectados al internet en los días de hoy . Es un avance a gran escala y la tendencia ha sido cada vez más amplia. Aunque este es el progreso de la innovación tecnológica, a menudo la seguridad de las «cosas» es desconsiderada o evaluada como la última instancia del producto.

Como consecuencia, cualquier equipo que esté alineado con el IoT puede ser una puerta de entrada para actividades cibercriminales. Esto porque todas las cosas estarían conectadas a la red doméstica o corporativa, lo que permitiría que una amenaza se infiltrar por un equipo y llegar hasta esa red para realizar secuestros, fuga de datos, etc.

Una forma de generar protección es utilizar firewallsde uso doméstico, aunque pocas residencias presentan esa modalidad de recurso. Así, cuanto mayor sea la demanda y oferta por productos con tecnología de IoT, la seguridad también debe ser uno de los puntos cobrados y analizados. Poco sirve un equipo revolucionario si presenta fallas, especialmente de seguridad que pueden comprometer todo un ambiente.

Para analistas de seguridad, una buena sugerencia sería realizar pruebas de intrusión, diagnóstico u otros procedimientos que puedan probar de forma adecuada la seguridad presente en dicho equipo. Sin embargo, el Internet de las cosas vino para innovar y acelerar el proceso tecnológico en Brasil y en el mundo.

Continúe leyendo

 

ostec
ostec@ostec.com.br
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.